La dura decisión de Operación Triunfo 2023 tras su Gala 6

La dura decisión de Operación Triunfo 2023 tras su Gala 6

El pasado lunes los seguidores de Operación Triunfo sintonizaron una vez más Prime Video para ver la nueva edición del reality musical del momento. Como suele ocurrir en el concurso, los participantes mostraron lo que realmente eran capaces de hacer en la Gala 4 y en la quinta noche confirmaron que no era algo pasajero. Sin embargo, subir el nivel de esta forma no solo ha traído buenas sensaciones: ahora el formato se enfrenta a una expulsión que sería digna de una semifinal.

Apuestas seguras

A pesar de la sorpresas que depararon la noche, en conjunto la Gala 6 se desarrolló (tanto para bien como para mal) según lo previsto. Álex y Paul, los dos nominados, fueron los encargados de abrir las actuaciones individuales. Lo. hicieron después de una versión grupal del omnipresente Quédate de Bizarrap y Quevedo, con un resultado más solvente de lo esperado.

Álex firmó su mejor pase del concurso con su versión de Contigo, dueto de Pablo Alborán con Sebastián Yatra. Sin embargo, no fue suficiente contra la sensibilidad de Paul en When The Party Is Over. Paul recuperó la personalidad que le caracterizó en la Gala 0, expulsando a un Álex que se tuvo que confirmar con un paupérrimo apoyo de la audiencia (solo un 17’9% de los votos).

Tampoco resultó una sorpresa que la actuación de Ruslana y Juanjo fuese una de las mejores de la noche. Los dos concursantes demuestran cada semana su versatilidad, independientemente del tema que les toque. Juntos, fueron mágicos. Hechizaron a la audiencia con su voz y su elegante sensualidad al ritmo de I Put A Spell On You. Lo único sorprendente de Juanjo y Ruslana en Operación Triunfo sería que no llegar a la Gala Final.

Los disgustos de la noche

Sin embargo, no todo podía ser tan positivo. Lucas y Bea, aunque hicieron una actuación más que digna, no terminaron de embrujar con su propuesta de Eye Of The Tiger. Bea se empequeñeció en el escenario, algo totalmente inusual en ella. Lucas, por su parte, demostró que le queda mucho camino en el concurso, luciendo voz y sobre todo actitud. Este desnivel hizo que Bea acabase siendo una de las cuatro nominadas de la noche, aunque fue salvada al final de la gala por sus compañeros.

Naiara y Cris, por su parte, se enfrentaron a El Farsante de Ozuna, y por primera vez en siete galas, no convencieron. Cris no acabó de sentirse cómodo en la canción y sus imprecisiones vocales restaron fuerza al número. Naiara, hasta ahora perfecta gala a gala, no brilló en un estilo que ya ha demostrado anteriormente que domina. Una actuación deslucida que hizo que lo único que pareciese una farsa fuese que ninguno acabase nominado.

Dolorosas nominaciones

Álvaro y Violeta tampoco firmaron su mejor noche. Violeta, una de las grandes favoritas de la Gala 0, dejó claro desde el primer momento que no conectaba con uno de los grandes temas de 2023, Flowers de Miley Cyrus. Ninguno de los dos se sintieron cómodos, cometiendo fallos en sus estrofas que no pudieron ser perdonados en una Gala 6. Ambos recibieron una merecida nominación. Álvaro fue salvado por los profesores. Violeta no corrió la misma suerte y se jugará su expulsión en la Gala 7. Y, según las primeras encuestas, no saldrá victoriosa contra Chiara.

Chiara, una de las concursantes que más fervor genera en redes junto a Violeta, tuvo su peor noche de lo que llevamos de concurso. A pesar de que un tema como es Mía de Belén Aguilera parecía que tuviese todo para hacerla brillar, jugó en su contra. Entre el reto que suponía tocar el piano y las valoraciones incoherentes del jurado, la canción controló a Chiara y la arrastró a una nominación de la que ni profesores ni compañeros pudieron salvarla. En la Gala 7 se definirá su destino pero de momento la suerte parece sonreírle.

Una noche para la viralidad

De esta forma, el resultado de la Gala 6 terminó con una dura pregunta para la audiencia: ¿apoyará el público de Operación Triunfo a Violeta o a Chiara? Las dos concursantes generan un gran diálogo en redes y la indignación por sus nominaciones ha sido tal que algunos de sus fans han propuesto boicotear al programa con la utilización de un hashtag alternativo para comentar el programa. Sin embargo, la mayor parte de la audiencia parece reconocer que, aunque duela, esta nominación no entrará en la lista de las más injustas de OT.

Aún así, la noche terminó con una nota dulce, y muy viral. Solo queda una actuación más por comentar: la de Martin y su gran reto llamado Alors On Dance de Stromae. La canción en francés, más hablada que cantada, se juntó con un pole dance que no pudo practicar hasta el último momento. Tuvo que conformarse con fingir que los pies de micro eran las barras en las que tendría que bailar. Nada de eso le detuvo.

Martin firmó una de las actuaciones más memorables de la edición. ¿Fue perfecta? No, ni de lejos. Pero al igual que Ana Guerra entró en el imaginario colectivo en 2017 con actuaciones que han acabado envejeciendo, Martin marcó su nombre en la historia del formato. Un reto que le hizo romper a llorar a lo largo de la semana, pero que se ha visto recompensado convirtiéndose en una de las actuaciones más virales de la edición: en menos de 24 horas ya cruzaba las 100.000 visualizaciones en YouTube.

Sonrisas y lágrimas

La Gala 6 de Operación Triunfo no dejó a nadie indiferente. La admiración y la indignación se mezclaron a partes iguales en las redes, inundadas por memes tanto de los concursantes como del propio jurado. Sensualidad, odio, estética egipcia y hits, todo tuvo cabida en una noche que pasará a la historia de la edición. Operación Triunfo no solo vive de la música, sino de polémicas y viralidad, y obtuvo todo en una sola gala y sin aparente esfuerzo.

Algo difícil de igualar en una Gala 7 que parece querer imitar a su predecesora. Con los temas repartidos, volverán Miley Cyrus (en este caso en la voz de Chiara con The Climb) y Bizarrap (con su sesión junto a Ptazeta para Ruslana y Paul). A ellos se unirán Rauw Alejandro, Ava Max, Nena Daconte… una combinación ecléctica de propuestas que prometen emocionar a la audiencia. Lo consigan o no, queda claro que en esta edición todo puede pasar. Y el público está listo para ser testigo de ello.